radlm logo

MI ESPEJO DEL MAR.
ÁFRICA: SUEÑO Y DESTINO

Sesión solemne para la recepción de D. Luis Vilches Collado como Académico Numerario de la RAM.

El pasado martes 21 de mayo del año en curso, la Real Academia de la Mar (RAM) celebró, en el salón de actos del Instituto de Ingeniería de España, que se encontraba totalmente abarrotado de público, sesión solemne para recibir al académico D. Luis Vilches Collado que leyó su discurso titulado: MI ESPEJO DEL MAR ÁFRICA: SUEÑO Y DESTINO, siendo contestado por el director de la Academia, D. Carlos Cremades Carceller.

En su discurso, el recipiendario expuso, con palabras cargadas de emotividad, sus circunstancias familiares y el nacimiento de la vocación de ingeniero naval, su estrecha vinculación con la Armada, desde que fue parte de la primera promoción del IMECAR, allá por 1974, en la Escuela Naval Militar de Marín, reforzada más tarde, no sólo por el brillante desarrollo de su carrera profesional, sino como miembro de una delegación empresarial a Manila con motivo de la escala del J.S. Elcano, en 1982. Explicó también su aventurero y emocionante, desarrollo profesional en África, consiguiendo la apertura de mercados hasta entonces inexplorados, explicó sus viajes comerciales por Nigeria, Golfo de Guinea, Angola, Ghana… Dedicó parte de su discurso a una interesante visión histórica de las no muy conocidas conquistas de Diego de Guevara (alias Yuder Pachá), nacido en Cuevas del Almanzora (Almería) pueblo de su familia materna, por el reino de Tombuctú. Continuó relatando su fase profesional en AESA, en la creación de NAVANTIA, en la dirección de la fábrica de motores de dos tiempos de AESA, después IZAR, y finalizó glosando su pasión por la navegación a vela y su vinculación, tanto a través de las regatas vela de alta competición como por su implicación en la asociación de Amigos de los Grandes Navegantes y Exploradores Españoles (AGNYEE).

Luis Vilches Collado

Le contestó el director de la RAM, el cual, para evidenciar la categoría moral del recipiendario, contó un par de anécdotas, la primera, ocurrida en la frontera entre Togo y Ghana allá por el 1979, cuando Luis Vilches estuvo en trance de perder la vida y otra, al final de su intervención, vivida en las oficinas de AUXINAVE (operadora de los buques de MARFLET) hace 50 años, que puso de manifiesto la hombría de bien del por entonces jovencísimo becario recibido hoy como académico.
El director de la RAM glosó las vicisitudes de la exitosa carrera profesional del recipiendario, comentando las dificultades a las que se enfrentó y los logros que obtuvo rematando con esta frase: “Es un honor recibir a D. Luis Vilches Collado que en permanente idilio con la mar dedicó, y sigue dedicando, su vida en pos de nobles ideales, en alcanzar estrellas inalcanzables porque está firmemente convencido de que así contribuye a forjar un mundo mejor”.